domingo, 27 de noviembre de 2011

Las putas de Jesús

Cuando inauguramos este blog me prometí no jugar con la política y la religión, para no herir sensibilidades... ¡Pero no puedo con mi genio! Es que a veces siento como que me la dejan picando, por ejemplo esta semana cuando me topé con el caso de las "putas de Jesús".


Las "Hookers for Jesus" (Putas de Jesús) son un grupo de chicas ex-prostitutas que ahora dedican su tiempo y energía a llevar el evangelio a las otras putas. Tienen su sede en Las Vegas (donde parece que hay un enorme mercado para la prostitución). Salen por las noches a recorrer las calles al encuentro de putas y les cuentan que Jesús las ama. El nombre del grupo es un juego de palabras intraducible, porque en inglés si bien "hooker" significa "puta", también trae a la mente a la persona que maneja un "hook", un "anzuelo"; por lo que también puede leerse como "pescadoras de Jesús".

También tienen un programa para dar contención emocional y legal a las putas que han sido encarceladas (KISS - Keeping Innocent Sisters Safe) y una casa segura para recibir a las que quieren huir de sus proxonetas y cambiar de vida. Lo novedoso de estas modernas misioneras, además de su nombre, es que siguen cultivando un look zorra. Y parece que eso hace que las putas les den cabida pues se sienten identificadas.
Otro grupo similar son las "JC's Girls" (las "Chicas de Jesucristo").

Son ex stripers y pornostars que van a los cabaret, pagan para que una de las stripers les haga un show privado y cuando están a solas con ellas les hablan de Dios y les prometen ayuda si quieren salir de ese mundo.

Hookers for Jesus

Su fundadora, Heather Veitch, tiene un look a lo Pamela Anderson y este último año causó sensación cuando fue a la la Exposición Anual de Entretenimiento Adulto (un eufemismo para "pornografía") en Las Vegas, donde distribuyó más de doscientas biblias envueltas en remeras con el lema "Holy Hotties" (que podría traducirse como: Santa chica sexy). Allí charló con las actrices porno, los directores y el público invitándolos a que dejen la pornografía y recordándoles que Dios los ama.

Veitch ha dicho: "luzco como esas chicas (actrices porno), pero nadie puede verme desnuda. Ahora yo uso mi cuerpo para anunciar a Dios". ¡A mi me parece fantástico, aunque me digan baboso! Todo suma.

Que nadie se ofenda por la actividad de estas chicas, al fin y al cabo el mismo Jesús también predicó a prostitutas y recaudadores de impuestos (las dos profesiones más denigrantes, según el evangelio).


No hay comentarios: