martes, 30 de agosto de 2011

La limpieza del hogar y la segunda ley de la termodinámica

Suele estar bien visto mantener la casa limpia. Las amas de casa consideran la limpieza del hogar como uno de sus deberes fundamentales. Conozco gente que se la pasa barriendo, plumereando y franeleando a diario cada rincón de su casa. Eso está muy bien.
El problema se presenta cuando uno tiene que realizar también algún otro tipo de actividad en su vida; por ejemplo, trabajar, estudiar, coquetear, tomar cerveza con los amigos, leer novelas policiales, limarse las uñas, acicalarse, plancharse el pelo, ir al gimnasio, llamar a su madre, hacer la cena, leer el diario, llevar los chicos a la escuela, enseñarles a ser buenas personas, etc.
La cuestión es que uno no tiene tiempo ni energía para hacer todo. La segunda ley de la termodinámica lo explica con claridad matemática.
Podríamos enunciarla de la siguiente manera:

"En todo sistema de materia y energía, la energía tiende siempre a equilibrarse"

Lo que significa que:

"En todo sistema la entropía tiende siempre a aumentar"

Donde "entropía" significa la energía perdida e irrecuperable en ese sistema.
Por ejemplo, si en una bañera mezclamos 2 litros de agua fría y 2 litros de agua caliente, la energía calórica que hay en los 2 litros de agua caliente se trasladará irreversiblemente a los 2 litros de agua fría (es imposible que sea al revés), con lo que tendremos 4 litros de agua tibia. Nunca podremos lograr que la poca energía que hay en los 2 litros de agua fría se traslade a los 2 litros de agua caliente para que sea más caliente, ni tampoco que la energía que hay en los 2 litros de agua caliente se quede allí, toda ordenadita y fija. La Naturaleza tiende al equilibrio, irremediablemente.
Visto desde el punto de vista de la limpieza del hogar, podría pensarse que la entropía es la magnitud del desorden o suciedad. Pero visto desde el punto de vista de la Naturaleza, la entropía es el orden; un orden no humano, claro, un orden que da un equilibrio.
Por ejemplo, pensemos en el polvo. El Polvo ingresa cotidianamente a nuestro hogar por puertas y ventanas y se va depositando sobre los muebles y el piso. Luego de una semana forma una sutil pero significativa capa de "suciedad". Esa capa de polvo que para el dueño de la casa puede ser "suciedad", para la Naturaleza es "equilibrio". Es "un" orden.
Y aquí viene la segunda cuestión con la que hay que enfrentarse:
Como en la Naturaleza la entropía tiende a aumentar, si uno quiere que su casa esté limpia tiene que combatir a las fuerzas de la Naturaleza, tiene que combatir la entropía. Ahora bien, la energía de uno es limitada y la energía que se pierde por la entropía es ilimitada y constante. De modo que para combatir la entropía tendríamos que usar una cantidad de energía demasiado grande, que nos consumiría todas nuestras fuerzas, que, como quedó dicho, necesitamos para hacer otras cosas (trabajar, estudiar, etc.). Con lo que queda demostrado que no tiene sentido ponerse a limpiar (y que siempre habrá trabajo para las "señoras de limpieza por horas", plomeros, gasistas, albañíles, y demás personal de mantenimiento, porque por la entropía todas las cosas tienen a ensuciarse, desgastarse y romperse).

Ahora bien, se podría objetar que la casa es un sistema aislado y que puede calcularse con exactitud cuanta energía es necesaria para combatir la entropía de un sistema aislado (por ejemplo, la energía de una persona limpiando cuatro horas por día). Pero como tu casa es parte a su vez de un sistema más grande, una ciudad, y tu ciudad es parte de un sistema a su vez más grande, tu país, y tu país es parte también de un sistema más grande, nuestro planeta, y nuestro planeta es parte a su vez de un sistema más grande, nuestra galaxia, la "vía lactea", y la "vía lactea" es parte a su vez de un sistema más grande: el Universo (y aquí se termina, pues el Universo no es parte de ningún sistema mayor); y está demostrado por la segunda ley de la termodinámica que la entropía del Universo va a seguir aumentando irreversiblemente hasta llegar a un completo equilibro de energía, con lo cual todas las estrellas van a estar muertas y todo el Universo tendrá la misma temperatura y por ello no va a ser posible la vida, y eso es inevitable (debido a la mencionada segunda ley), no tiene ningún sentido ponerse a limpiar y ordenar la casa (que es a donde quería llegar).

No hay comentarios: