miércoles, 29 de octubre de 2008

La Paz

Para quien viene de otra cultura, La Paz es una ciudad extraña y mágica. Extraña porque está construida sobre la ladera de las montañas, produciendo las formaciones edilicias mas raras que he visto. La mayoría de las casas, además, no están revocadas (para no pagar el impuesto inmobiliario), lo que le da un simpático tono anaranjado. Mágica porque a pesar de ser una enorme ciudad de más de un millón de habitantes, tiene al folklore del país corriendo por sus venas cotidianamente. En el vestir de sus cholas, en la morenada por la radio, en el chicharrón frito en ollas de cobre en la calle, y mucho más.


Y cosas inexplicables como esta: Debajo verán una foto del Congreso de la Nación.

Está en el centro de la ciudad, en la Plaza Murillo. Pero nunca se imaginarán lo que hay pared de por medio. Un viejo edificio muy cutre, con locales comerciales, florería y un barcito de dudosa higiene (donde quizás se haya negociado más de una ley).



En fin, Bolivia no deja de sorprenderme. En el fondo, me resulta muy interesante y atractivo cómo viven su cultura, con pasión natural y sin envidia por lo extranjero.







2 comentarios:

geraldinho dijo...

Qué buenas fotos.

Anónimo dijo...

Quiero conocer Bolivia quien me lleva?