martes, 26 de agosto de 2008

Esto no es chiste: ¡qué hijos de puta!

La muerte de catorce bebés sometidos a un protocolo para el desarrollo de una vacuna contra el neumococo ha desatado una polémica en Argentina sobre los métodos de captación de los niños.
Médicos, familiares de las víctimas y ex funcionarios denunciaron que algunos profesionales involucrados en esta investigación aplican la vacuna experimental sin facilitar suficiente información previa a los padres, utilizan recursos públicos y "no incorporan testigos imparciales durante el trámite de aceptación", tal como exigen las normas sanitarias.
Se trata del protocolo Compas, del laboratorio belga GlaxoSmithKline (GSK) —que rechaza de plano las acusaciones—, que estudia la eficacia de una vacuna contra los efectos de la bacteria del neumococo, como la neumonía.
Y TE DIGO MÁS: El laboratorio, que también desarrolla el programa en Colombia y Panamá, pretende realizar pruebas con 14 mil niños argentinos.
Fuente: Agencia EFE.